Posts etiquetados ‘ElianaMD’

Pequeños pasos para grandes cambios

Publicado: 2 mayo, 2011 en Uncategorized
Etiquetas:

Durante mi primer año del Master en Salud Publica, escuché varias charlas, presentaciones y debates grupales donde se idealizaba los sistemas de salud de los denominados “países desarrollados”; y como era de suponer siempre se buscaba las falencias e inequidades de los sistemas de salud de nuestros “países en desarrollo”.

Y al principio de ese año yo también creía y deseaba que mi país tuviera un mejor sistema de salud como los que estudié. Pero a medida que pasaron los meses y fui conociendo más y más acerca de este mundo interminable que es la Salud Pública, me di cuenta que el problema no son los sistemas de salud (bueno si lo son pero no en su totalidad); el principal problema que veo yo es que tenemos la mala costumbre, los seres humanos, de tratar de imitar a otros. Se nos mete esta idea en la cabeza de que tal sistema de salud es muy bueno en el país “X” o de que tal política funcionó en el país “Y”, y tratamos a toda costa de aplicar esos mismos conceptos a la realidad de cada país y el resultado es obviamente muy diferente a lo que se obtuvo en los países “X” y “Y”. Como consecuencia de este resultado tan opuesto a lo esperado, tenemos la tendencia a resaltar todo lo malo que hay en nuestros países y desvalorizar los pocos y pequeños cambios que se han ido dando.

Lamentablemente ya no estamos en la era de las hadas madrinas ni de los genios que cumplen deseos, es por eso que al ver cambios tan “insignificantes” no los valoramos como debe ser, pues estamos siempre comparándonos y a la espera del cambio radical que no vendrá en un abrir y cerrar de ojos.

No estoy justificando lo atrasados que estamos en varios aspectos, no sólo a nivel de salud, sino mi deseo es que reflexionemos sobre el hecho de que los cambios llevan tiempo y que la suma de todos estos pequeños esfuerzos eventualmente nos llevarán al gran cambio que todos anhelamos.

Por lo tanto, no miremos al resto para compararnos o imitarles, sino miremos a nuestros pequeños cambios que nos han llevado hasta donde estamos ahora, que es indudablemente mucho mejor que antes.

-ElianaMD-

Anuncios

La cultura de la culpa

Publicado: 21 marzo, 2011 en Uncategorized
Etiquetas:

“Errar es humano, pero mas lo es culpar de ello a otros” -Baltasar Gracián-

Después de haber sido testigos del devastador terremoto-tsunami que azoto a Japón el pasado 11 de Marzo, dejando a una gran cantidad de la población sin vivienda y recursos básicos, era imposible pensar que algo más les podía pasar. Sin embargo, las explosiones de los reactores y la fuga de radiación de las plantas nucleares no se hicieron esperar, creando pánico a nivel mundial al recordar el accidente ocurrido en Chernobyl hace ya 25 años. Pero a pesar de haber sido golpeados en poco tiempo por 3 catástrofes una detrás de la otra, los Japoneses han dejado impresionados a todo el mundo por la forma en como están manejando esta crisis, demostrando rasgos sobresalientes de su cultura como el honor, obligación y búsqueda del bien colectivo sobre el individual. Una diferencia abismal con la cultura occidental donde prima el individualismo y la cultura de la culpa.

Pero cómo se define la cultura de la culpa??

Básicamente es la manera como se manejan los errores cometidos por la falta de trabajo en equipo, lo que conlleva a la búsqueda y castigo del culpable y también al hecho de no asumir que todos en el grupo tienen un grado de responsabilidad frente a los errores. Es así, que con este enfoque de trabajo egoísta que se practica en muchos de nuestros países occidentales, todavía se estaría buscando al culpable por no haber informado a tiempo de estas catástrofes y los instintos de supervivencia incrementarían el caos ya existente. Y que decir de la forma en que los trabajadores de las plantas nucleares y bomberos arriesgan su vida para salvaguardar la seguridad de los habitantes, no sólo es un acto heroíco sino completamente altruista, pero por sobre todo es un trabajo organizado y en equipo.

Todos estos hechos me hicieron pensar si existe una cultura de seguridad de los cuidados de salud, y me encontré con una página del Centro Médico de la Universidad de Duke, donde hacen una recapitulación muy didáctica de seis aspectos fundamentales en relación a este tema. Los autores mencionan a la evaluación de la cultura y al trabajo en equipo como los dos primeros puntos en relación a la seguridad, sin embargo al recordar como funcionan nuestros sistemas de salud y la mentalidad de los trabajadores sanitarios, esta cultura de seguridad no va a poder implementarse fácilmente. La idea de búsqueda de culpables debería cambiarse por la de aprendizaje de errores y aceptación de los mismos como parte de la condición humana, y mirar al trabajo en equipo como una fuente constante de comunicación, aprendizaje y por sobre todo para compartir los riesgos y evitar que se presente un error.

Pero como vamos a llegar a crear esta cultura utópica cuando los trabajadores de la salud viven transfiriendo la culpabilidad entre ellos (médico-enfermera, enfermera-médico, médico-médico, etc), también el hecho de creerse infalibles y el momento en que ocurre un error el miedo a las represalias es mucho más grande que el deseo de denunciar mal praxis y  principalmente creo que hay una pérdida del horizonte en el objetivo de las organizaciones de salud, y ya no es la de mantener sanos y salvos a los pacientes evitando cualquier error que pueda afectar su vida. En este video las estadísticas expuestas son alarmantes, lo que demuestra como la industria médica se ha quedado rezagada en aspectos de seguridad, teniendo que recurrir a las experiencias de industrias como la aeroespacial.

Entonces me pregunto donde quedo el juramento hipocrático de “Primum non nocere”? O se cambia el juramento o se cambia la mentalidad de los médicos y sistema de salud, espero que la segunda respuesta llegue mucho más rápido y que esta crisis que ocurrió en Japón nos permita reflexionar  la importancia de dejar a un lado el individualismo por la búsqueda de un mayor beneficio colectivo.

“Los médicos son los más felices de los hombres: los éxitos que puedan tener son proclamados por el mundo entero, mientras que sus errores los cubre la tierra” – Anónimo

-ElianaMD-

 



La presencia de enfermedades infecciosas ha afectado a la humanidad a lo largo de la historia. Desde las más antiguas como la peste bubónica y la gripe española que diezmaron a la humanidad, hasta las últimas amenazas como el VIH,  el SARS y la gripe porcina, nos demuestran la fragilidad del ser humano y la rapidez con que una sociedad puede sucumbir al caos y entrar en un estado de desorden, como Jack London nos relata en “La plaga escarlata” Sin embargo, el hecho de vivir en una civilización moderna donde los avances científicos y tecnológicos están a la orden del día, no significan una ventaja el momento de enfrentarnos contra una nueva pandemia? O es que todavía no hemos aprendido cómo manejar estos acontecimientos catastróficos? (1) (2)

“Civilization begins with order, grows with liberty and dies with chaos”  William Durant

Después del susto que vivió la sociedad y específicamente Asia con el SARS, los líderes mundiales y las organizaciones de Salud, se dieron cuenta de que no estaban preparados para afrontar una epidemia. Es así, que organizaciones como la OMS tomaron la iniciativa de emitir un reporte con consideraciones éticas y operacionales en respuesta a la contención de epidemias relacionadas a enfermedades infecciosas y mantienen una red conocida como GOARN, Red Mundial de Alerta y Respuesta ante brotes epidémicos (en español), que hace las veces de un sistema global integrado cuya función es estar preparado para detectar y responder adecuadamente ante cualquier amenaza de enfermedad emergente en el mundo.

A pesar de esta y otras medidas tomadas para hacer frente a las epidemias, en el 2009 se volvió a sentir una sensación de miedo e incertidumbre a nivel mundial, cuando la OMS declaro como pandemia a la gripe H1N1 y elevó el nivel de amenaza a cuatro en una escala de seis. Los hospitales y sus servicios de emergencia colapsaron al tratar de suplir las demandas de pacientes que acudían por presentar síntomas relacionados a dicha gripe; lo mismo ocurría con los consultorios privados, los médicos de atención primaria no se daban abasto para el numero de pacientes en consulta que exigían la vacuna. Es en este momento cuando las falencias en el manejo y gestión de epidemias nuevamente se hicieron presente, ya que la gripe no solo tomo por  sorpresa a los servicios de salud sino que se vieron afectados los servicios básicos que mantienen funcionando a la sociedad. Los países Asiáticos fueron los que mejor supieron afrontar esta epidemia, ya que aprendieron de los errores cometidos durante el SARS, y mejoraron los espacios de comunicación entre el gobierno y la industria dando a conocer la diferencia entre riesgo percibido y real; también supieron poner en marcha rápidamente planes de contingencia  contra la epidemia y trataron  de mantener la continuidad en la prestación de servicios básicos. Este comportamiento  no sólo ejemplifica el concepto de Laura Kahn acerca de la importancia del liderazgo político durante crisis de Salud Pública, sino que también hace hincapié en la tendencia que tienen los medios de comunicación de sobre dimensionar las noticias.

Y toda esta recapitulación, nos lleva al manejo del reciente brote de sarampión que ocurrió a finales del 2010 en un Colegio Infantil en Granada. La impotencia de la Delegación de Salud  ante la falta de respuesta de algunos padres de familia, frente a la administración de la vacuna para evitar el contagio de esta enfermedad, llegó a tal punto que tuvieron que subir la instancia a los juzgados con la esperanza de que a través de este medio los padres decidan vacunar a sus hijos. Y no es que la Delegación de Salud Junta de Andalucía carezca de protocolos para abordar este tipo de enfermedades, o que no sepa como actuar en estos casos, entonces por qué acudir a un juez para solucionar este problema? Pues hay dos respuestas, la gestión de la libertad individual o la gestión del bien público; cuál prima sobre la otra?

-ElianaMD-

 

Quién debe gerenciar los hospitales?

Publicado: 16 febrero, 2011 en Uncategorized
Etiquetas:

Alguien dijo “Es necesario llegar a lo ideal a través de lo real”.

Esta es una verdad en todos los campos profesionales, y por lo tanto el ámbito sanitario no está exento de esta norma; es así que a pesar de las buenas intenciones que tengan tanto los médicos como los gerentes, para que los resultados sean duraderos es necesario mantener un trabajo en equipo para conocer y saber administrar de la mejor manera posible los recursos de las instituciones sanitarias. Esta compleja realidad de compartir poderes en la que se encuentran inmersos un gran número de hospitales a nivel mundial, nos hace cuestionar si las decisiones gerenciales van en busca de una mejoría en la calidad de atención del paciente o simplemente los hospitales y los cuidados de la salud se han dejado influenciar únicamente por la productividad.

El hecho que los usuarios de los sistemas sanitarios al igual que los actores principales de esta discusión hayan perdido la confianza de la dinámica médicos-gestores, nos lleva a pensar que la forma individualista y hasta cierto punto egocentrista en que se ha venido gerenciando, es la consecuencia de un narcisismo profesional que data desde las aulas de clases, donde la cátedra indicaba que cada uno de estos actores se desempeña siempre al margen del otro; sin tener en cuenta que se encuentran en el mismo lado de la moneda y su interacción es fundamental no sólo para mantener la satisfacción de los usuarios y la buena funcionalidad institucional, sino también para que los profesionales que laboran ahí continuen motivados.

Es así que países como Francia desde el 2003 ha invertido en un cambio de su sistema de salud, el cual no solo incluye mejoras a nivel tecnológico y de investigación, sino que desean unificar el manejo de los hospitales, donde los médicos y los administradores trabajen juntos manteniendo los cuidados de salud con una lógica contable. Sin embargo, esta situación ideal se ve ensombrecida por la falta de colaboración de muchos profesionales que no visualizan esta idea de cambio como una mejora, sino se mantienen bajo el antiguo discurso de zapatero a sus zapatos.

Como dice el refrán “Más vale tarde que nunca”, médicos y administradores (gestores) están empezando a entender la importancia de la fusión de sus conocimientos para el desempeño eficaz y eficiente de los hospitales e instituciones sanitarias. Bajo esta premisa, en este video se plasma una idea conjunta entre la Academia Real de Médicos y la Comisión de Auditoría de Londres, donde una vez más, se hace hincapié en la importancia de trabajo en equipo para mantener esta relación tripartita (médico-gestores-pacientes) equilibrada, motivada y satisfecha.