Desigualdad de género, ¿realidad o ficción?

Publicado: 21 febrero, 2011 en Uncategorized
Etiquetas:

Aunque la desigualdad de género es una “enfermedad social” de la que se habla desde hace años, en el ámbito de la ciencia y la investigación no se dispone de estudios epidemiológicos amplios, que avalen esta desigualdad, tal y como señala Mercè Piqueras, bióloga, traductora y divulgadora científica, miembro de la Comisión para la Igualdad de la Mujer del distrito Les Corts-Pedralbes de Barcelona.

Sin embargo, el interés por el impacto del género en la dirección y control de gestión es relativamente  nuevo, remontándose los primeros estudios a principios de los 70 en USA, aún en el siglo XXI una de las paradojas en el mundo de los negocios es que las mujeres siguen todavía en una situación de ostracismo.
Mientras que el sexo femenino constituye cerca del 45% de la fuerza laboral de Europa, solo ocupa un escaso 20% de las posiciones de gestión y dirección.
Así, las empresas que miran hacia el futuro, deberían incorporar objetivos y estrategias específicos para garantizar que las mujeres tienen la posición y la autoridad apropiadas en la estructura organizativa y de dirección.
Grimwood y Popplestone (1993) definen el estilo de gestión de las mujeres como abierto, no competitivo, centrado en la persona, flexible, comunicativo y persuasivo. Este estilo  ha sido calificado de “socioexpresivo” porque cuida la relación personal con los subordinados y fomenta un buen ambiente de trabajo, en contraste, el masculino se ha descrito como instrumental y basado en el mando.
A pesar del aumento del número de mujeres presentes en la profesión médica y de la mayor participación de éstas en puestos de responsabilidad y toma de decisiones en los últimos años, los datos disponibles –escasos para España, y más abundantes para otros países europeos y occidentales– sugieren que existen desigualdades de género dentro de la profesión y del campo de la salud pública.
Las sociedades profesionales y los órganos de expresión deben impulsar activamente la incorporación de mujeres a los órganos de gestión y toma de decisiones, con la utilización de medios eficaces para ello, y cuestionar y modificar las formas habituales de cooptación y usos de los tiempos para favorecerlo.

Aún con todos estos datos y demostrado que los valores femeninos son iguales de válidos que los masculinos en cuanto a cuestiones de responsabilidad profesional se refiere, personajes como Joseph Ackermann, presidente del Deutsche Bank, en una entrevista en la que le preguntaban por el actual debate sobre si Alemania debe establecer una cuota femenina en las direcciones de las empresas, este individuo afirma que “No hay ninguna mujer en el comité ejecutivo del Deutsche Bank, pero espero que un día u otro la dirección sea más bonita y con más colorido gracias a la integración de mujeres” con este tipo de comentarios, ¿podemos tener alguna esperanza en que la situación laboral de las mujeres llegue alguna vez a estar a la altura de la del sexo masculino?

Teniendo en cuenta que la femenización de las aulas está llegando a todas las profesiones, hay más mujeres que hombres con formación universitaria, que el 45% de los médicos y el 31% de los economistas son mujeres, aunque los obstáculos sociales frenen el ascenso, a la sociedad no le quedará más opciones, y las mujeres tendrán que ocupar el lugar que le corresponde.

“Las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo “
(Napoleón)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s